Estudiamos la actividad del cliente, sus necesidades, su situación actual, problemática y situación objetiva para poder definir las líneas concretas del proyecto, los productos y servicios objeto del mismo, teniendo siempre en cuenta los objetivos del cliente, la búsqueda de la optimización de sus sistemas informáticos en base a criterios de funcionalidad y rentabilidad.